Responde a la pregunta de la semana

¿Estarías dispuesto a pagar un impuesto extra para financiar una planta de tratamiento de aguas para tu ciudad?
 

Trabaje con nosotros

Enviar aplicación de Trabajo

ANUNCIE AQUÍ / PRECIOS

* MediaKit LaTv (descargar Flash)

Publicidad

Ecuatoriano Sobrevive A La Caida De Un Edificio En Nueva York - Parte I
Usted esta viendo el canal:
Ecuador


Califica este reportaje:

 
Votos: 0 - Rating: 0
Categoria: Ecuador
Realizador: Rodrigo R./Jessica Ch.
Fecha: 2008-01-13
Temporada: 2008
Reproduciones: 4759

Los hermanos Moreno cayeron desde el piso 47 de este edificio. Cuando el andamio se rompió, ellos no estaban atados.

Una sandía de 14 libras lanzada desde una altura de 12 metros puede desarrollar una velocidad de 55 kilómetros por hora en caída libre.

Lo único que pretendemos con este experimento es que ustedes reflexionen sobre el fenómeno de la caída libre de los cuerpos.

Después de esta prueba nos dirigimos donde un físico para que nos explique como ocurrió la caída de los ecuatorianos.

Gustavo Ayala. Ingeniero Civil. Dice:
Si consideramos de esa manera la caída de 150 mts, la velocidad con que hubiera llegado el cuerpo al suelo es alrededor de 195 km/hora. Pero en la caída de los cuerpos se considera un caso dinámico, se trata dinámicamente, depende del caso nuestro, depende de la densidad del aire, del área del cuerpo, y de un factor de la forma del cuerpo.

70 km/hora es la velocidad a la que someten a los autos en las pruebas de impacto y prácticamente su parte delantera queda destrozada

Jessica por su parte se dirigió al cuartel del grupo de intervención y rescate de la policía. Quería experimentar de alguna manera la sensación en el vacío que pudo haber tenido Alcides Moreno.

Nuestra compañera, se enfrentó con las primeras sensaciones: la altura, el vértigo, pero Alcides tenía las mismas sensaciones.

 

María Teresa Benítez. Psicóloga Clínica. Dice:
Mientras en esta circunstancia es un accidente en el cual no se entiende como en segundos la persona ha alcanzado quedar viva.

Cuando perdemos la seguridad de tener nuestros pies sobre la tierra, los miedos se multiplican, solo el temor a caer ya es mortal

María Teresa Benítez. Psicóloga Clínica. Dice:
Evidentemente para que esto se dé, tuvo que haberse sincronizado un montón de circunstancias, las órdenes del cerebro, la capacidad de su organismo de producir sustancias químicas que le permitan proteger de alguna manera a semejante caída a sus músculos, a sus huesos, a su cuerpo.

Jessica lleva todas las seguridades que Alcides no tuvo la precaución de ponerse. Nuestra compañera hace esta práctica por primera vez. Todo está bajo un estricto control de seguridad, pero en el fondo, igual que en la vida, nadie sabe si el arnés y la cuerda resistirán este último minuto que necesitamos.

Padre José Barranco. Dice:
Puede ser que la gran misericordia de Dios haya hecho posible de que esta persona a pesar de que por lógica científica pudiese haber muerto, haya sido pues un milagro.

Milagro o no, lo cierto es que este hecho quedará registrado en la historia de los inexplicables fenómenos que viven los humanos.





Registrate o Inicia Sesión para ingresar un comentario