Responde a la pregunta de la semana

¿Crees que Sixto Vizuete debe permanecer como técnico de la Selección Ecuatoriana de Fútbol?
 

Trabaje con nosotros

Enviar aplicación de Trabajo

ANUNCIE AQUÍ / PRECIOS

* MediaKit LaTv (descargar Flash)

Publicidad

EATA 019- 020: Galápagos. Aventura Submarina III
Usted esta viendo el canal:
Ecuador


Califica este reportaje:

 
Votos: 0 - Rating: 0
Categoria: Ecuador
Realizador: Félix Narváez / Fernando Ehlers
Fecha: 2010-07-18
Temporada: 2010
Reproduciones: 5017

Puerto Villamil, Isla Isabella, nos despedimos de la tercera ciudad más poblada del Archipiélago cruzando su bahía que ha diferencia de otras en el mundo no está llena de basura, sino de rayas.

Dos horas nos separaban del poblado más grande e importante  de la Isla de Santa Cruz y de todas las Islas Galápagos, llegamos a Puerto Ayora con mucho sol, sonrisas y buenas vibras.

El viaje es cansado a pesar de la corta distancia así que mejor seguimos el ejemplo de los más relajados habitantes  de Santa Cruz, los lobos marinos,  y esperamos a que caiga el sol desde la terraza del hotel para acostarnos pronto porque el día siguiente empezaría muy temprano.
Hoy en día el buceo es una de las actividades con mayor crecimiento en las Islas debido a la inmensa riqueza submarina que estas poseen.

Paco Flores, Operaciones Diving – Red Mangrove, dice: “Una actividad submarina bastante interesante, con esto quiere decir que con una inmersión, si la inmersión es buena lo pueden ver casi todo, desde tres o cuatro tipos diferentes de tiburones hasta tortugas marinas, leones marinos, a nivel mundial Galápagos está siempre en los primeros lugares, durante 7, 8 años ha ranqueado en los tres primeros lugares  a nivel mundial”.

“La Loberia”, pequeño islote así llamado por la gran colonia  de lobos  marinos que aquí habitan ubicado a escasos 20 minutos en bote desde el puerto  es uno de los lugares indispensables de visitar tanto por quienes practican buceo  con tanque como por los aficionados al slorking, de ambas maneras esta visita es única.

La iguana marina es de una de las varias  especies que podemos encontrar nadando cerca de estas rocas.

La ya conocida, pero indispensable  escupir en la máscara para evitar que se empañe, chequear el correcto funcionamiento del equipo y una vez en el agua señalar al capitán del bote que estamos viendo colocando los dedos en punta sobre nuestra cabeza, para juntos  iniciar este descenso que tendría como objetivo practicar las principales señales de buceo, ponga mucha atención ya que así se habla bajo el agua.

Esta figura geométrica sería clave para nuestro próximo ejercicio,  la tarea desplazarnos sobre  el fondo marino, realizando un triángulo imaginario y utilizando una brújula de muñeca, este y otros ejercicios de ubicación submarina son requisitos para acreditarse como buzo avanzado en aguas abiertas y sirve para  llegar de un punto a otro en situaciones de baja visibilidad  y referencias visuales ya que perderse bajo el agua es sumamente fácil y puede ser mortal.

Ahora sí a disfrutar como lo hace el lobo marino de las Galápagos, pariente más pequeño del lobo marino californiano, este ágil mamífero no es una foca y se lo puede distinguir por sus pequeño ojos y hocicos que el de sus primas, nada graciosamente sin tener alguno entre los buzos y sus burbujas como lo hace nuestra mirada  cuando el instructor señala una hermosa escuela de barracudas pelícanos, más allá de lo que conocemos acerca de ellas y de que se alimentan de otros peces y se las puede encontrar en zonas lejanas a los arrecifes  a profundidades  hasta de 25 metros juntas forman un espectáculo único, como es único poder nadar junto a ellas.

En el arenoso fondo marino no es difícil encontrar a la raya diamante cuya espina en la cola puede resultar potencialmente peligrosa  para los humanos aunque en la mayoría de   casos como este, la tímida raya prefiere huir ante nuestra presencia.

El ingresar dentro de un banco de salemas rayadas es una de las experiencias más hermosas y difíciles de explicar, miles de individuos nadan sincronizadamente, parecerían estar danzando al son de una bella melodía que sólo ellas pueden escuchar; con su paso son capaces de tapar los rayos del sol y oscurecer el fondo marino  es una experiencia alucinante.

Llegó la hora de bucear junto a tiburones en la segunda parte de este capítulo  Ecuador a tu Alcance desde las Islas Galápagos.

Dejamos el hotel temprano con dirección a la última inmersión de este fascinante viaje por las Galápagos.
Pero antes una parada obligatoria para retirar los tanques de aire comprimido en esta estación de llenado.
Los compresores deben estar en excelentes condiciones para llenar los tanques, que a diferencia de lo que muchos creen, no contienen oxígeno puro, sino aire comprimido, como el que respiramos normalmente. Están hechos de aluminio o de acero.

Abandonamos Puerto Ayora con dirección norte, para esto hay que cruzar toda Santa Cruz hasta llegar al embarcadero ubicado en la isla de Baltra, de allí viajaríamos hasta la pequeña Seymour norte.

Aquí se pueden encontrar algunos de los espécimenes más curiosos del archipiélago.
Son nombres de islotes deshabitados que se ven a lo largo de esta travesía de alrededor de 40 minutos, un momento perfecto para disfrutar del salvaje sol galapagueño, uno de los más fuertes del mundo, su brillo refleja sobre las turquesas aguas del canal de Seymour, isla con gran cantidad de especies de aves marinas.

Fernando Ehlers, Director Programa La Televisión, dice: “En esta parte de la isla Seymour se puede encontrar una gran columna de fragatas y la fragata macho tiene una gran bolsa roja que se infla para atraer a las hembras de su especie”.


Si bien esta era una aventura subacuática, hay que recordar que las Galápagos son un paraíso para el avistamiento de aves como las imponentes fragatas.
Pero a lo que vinimos, los trajes llamados wet suits están fabricados de un caucho sintético llamado neopreno, inventado en los años treinta.


A los 15 metros la claridad del agua es extraordinaria, con visibilidad casi perfecta, que permite observar vastos campos poblados por las misteriosas anguilas de jardín de Galápagos, que viven en huecos donde se esconden al detectar la  presencia humana.


En cuevas habitan los tiburones aleta punta blanca de arrecife, una de las especies de tiburón más comunes en las islas. Se los encuentra viviendo en grupos y pasan gran parte del día descansando sobre la arena.


Si bien esta variedad de tiburón no es particularmente agresiva, sigue siendo un animal de casi dos metros de longitud, y filudos dientes, al cual se lo debe respetar y admirar desde una distancia prudente.


El ser humano está compuesto en un 80 % por agua, y es quizás esta la  razón que nos hace sentir tan bien dentro de ella, a pesar de necesitar equipo especial para poder sobrevivir en este hostil pero absolutamente hermoso ambiente, donde las formas y colores son tanto o más increíbles de lo que nuestra imaginación es capaz de concebir, donde podemos ser tan solo meros espectadores de la exuberante riqueza y magnificencia del mundo submarino, que encuentra su mayor esplendor en las aguas del archipiélago encantado de las Islas  Galápagos.





Registrate o Inicia Sesión para ingresar un comentario