Responde a la pregunta de la semana

¿Crees que Messi merece ser el mejor jugador de #Brasil2014?
 

Trabaje con nosotros

Enviar aplicación de Trabajo

ANUNCIE AQUÍ / PRECIOS

* MediaKit LaTv (descargar Flash)

Publicidad

Los Yumbos una cultura perdida en el Ecuador
Usted esta viendo el canal:
Ecuador


Califica este reportaje:

 
Votos: 2 - Rating: 0
Categoria: Ecuador
Realizador: Juan Carlos Tamayo
Fecha: 2009-07-05
Temporada: 2009
Reproduciones: 26621

 

El bosque nublado que cubre las laderas montañosas, de la cordillera de los Andes, posee una riqueza única. Entre los 1200 y 4000 metros sobre el nivel del mar es uno de los ecosistemas más diversos del mundo.  Las nubes que acarician las montañas esconden alrededor de 300 especies de orquídeas, 170 especies de aves entre las que se encuentra el tucán andino, anfibios, reptiles y mamíferos como venados, guatusas y cusumbos son también residentes silenciosos de este bosque y comparten sus secretos con la sangre de drago y miles de otras especies vegetales.

 

Y es precisamente esta tupida vegetación la que ha escondido celosa durante siglos, extrañas formaciones en piedra, construcciones que develan la existencia de una civilización de la cual pocos conocen.

 

¿Quienes fueron estos habitantes del bosque montañoso, que los motivó a ubicarse aquí, como construyeron sus templos y tolas, y sobretodo por que desaparecieron? Son muchas las preguntas y poco lo que sabemos, sobre quienes son conocidos como los Yumbos.

 

Galo Ramón, Historiador, dice: “Cuando vino Benalcazar en la primera incursión y tubo los enfrentamientos con Rumiñahui los Yumbos aparecieron en escena por que Rumiñahui fue a esconderse en la zona de los Yumbos  y al parecer los Yumbos llevó a la momia de Atahualpa consigo”.

 

Según algunos cronistas españoles en la zona se habría escondido parte del tesoro del Inca Atahualpa quien cuando habitó  estas tierras ya habría encontrado a los Yumbos asentados en el Noroccidente de Pichincha desde siglos antes.

 

Para Holguer Jara reconocido arqueólogo y uno de los principales actores en este hallazgo,  4000 a.C. ya existían habitantes en la zona.

 

Holguer Jara, Arqueólogo, dice: “Que pasó con este pueblo de hace 4000 años que avanzó hasta el 500 a.C. desapareció a causa de las erupciones volcánicas no solamente en Pichincha sino también del Pululahua, después por el año 400, 500 d.C. viene el segundo  asentamiento que corresponde a los Yumbos”.

 

¿Pero cómo vivían los Yumbos? ¿A que se dedicaban? , se cree que una de sus principales actividades era el comerció, construyeron varios caminos por los que transportaban productos de la sierra hacia las tierras bajas de la costa y viceversa, provocando así los primeros nexos entre estas dos regiones.

 

Las crónicas españolas ofrecen las pocas pruebas de la existencia de este pueblo, las cuales sirven de fundamento junto con las ruinas encontradas para que los arqueólogos imaginen y especulen sobre como transcurría la vida diaria de estos seres.

 

Holguer Jara, Arqueólogo, dice: “Los Yumbos fueron los que ayudaron al desarrollo económico, político, cultural de los Quitus aquí no necesitó de las vestimentas pesadas de la Sierra ni de la Costa, este hombre tuvo toda la naturaleza a sus pies no hacía falta la propiedad piedad, aquí no había las lotizaciones, era un hombre pacífico vinculado más bien al trabajo cotidiano que era transportar los materiales desde la Sierra a la Costa y viceversa”.

 

Galo Ramón, Historiador, dice: “Ellos se los ha clasificado como una sociedad tribal, una tribal se caracteriza por que principalmente no pagan tributos  a un individuo, no tienen por tanto  un señor único que lo reconocen por jefe de todos ellos sino más bien son sociedades que los españoles le decían veetrías es decir que no tenían cabeza, a veces se organizaban reconocían un jefe en el momento de enfrentarse con otro grupo, de  manera que si bien los Yumbos ocupaban toda esta parte no tenían un organización centralizada”.

 

Los Yumbos vivían dispersos, sus distintos asentamientos compartían creencias y rasgos físicos, las mujeres se encargaban de realizar actividades en la agricultura, este pueblo poseía un avanzado conocimiento sobre los poderes curativos de ciertas plantas como la coca,  el cedrón,  la menta.   Construían  sus viviendas en formaciones artificiales llamadas tolas que superaban en altura al nivel del suelo para estar a salvo del peligro que representaban ciertos animales, pero tampoco muy altas para no sentir el frío. 

 

Cazaban para subsistir y también se dedicaban a la pesca en los ríos aledaños para encontrar su alimento.

 

A tan solo una hora de Quito, siguiendo la carretera que une la capital con San Miguel de los Bancos, se encuentra el poblado de Tulipe, donde hace treinta años los vecinos de la zona encontraron objetos que llevaron al arqueólogo Jara, a realizar investigaciones en el lugar; en un principio apoyado por el Banco Central y posteriormente por el fondo de salvamento del Municipio de Quito, este apasionado investigador realizó un descubrimiento único.

 

Galo Ramón, Historiador, dice: “Encontramos un conjunto de ocho estructuras hundidas, algo insólito en la arquitectura andina, pues no es que este tipo de edificaciones encontremos en el Perú, Colombia, Bolivia es algo único aquí en el Ecuador y  único en el área andina”

 

Se cree que estos vestigios eran lugares rituales de este pueblo que a través de sus expresiones religiosas buscaba la purificación es decir que estos grandes círculos y rectángulos de roca formaban parte de su centro ceremonial y a su vez les servían para ver reflejadas y explorar las estrellas con el objeto de conocer en que época del año se encontraban.

 

Por casi 30 años  se realizaron trabajos para rescatar ocho piscinas de piedra, lo que convierte a este hallazgo en uno de los más importantes del país.  El descubrimiento y conservación de estas huellas del pasado yumbo significan también la recuperación de la identidad del pueblo actual, ellos han encontrado en la actividad turística que gira alrededor del complejo arqueológico de Tulipe, una nueva alternativa de vida.

 

La tradicional fiesta de la Yumbada ha sido rescatada y tiene su origen en el reconocimiento que hacían los runas quiteños del siglo XV y XVI a la relación comercial que mantenían con los yumbos.

 

 

Los actuales habitantes de Tulipe  que antes se dedicaban únicamente a la agricultura y a  la crianza de animales hoy en gran número trabajan en el museo y guianza turística y acogen a los visitantes sintiéndose parte de la cultura yumba. Un legado de orgullo de estos ancestrales pobladores.

 

Silvia Moreno, Guía Museo Tulipe, dice: “Nos estamos adueñando de este proyecto, es muy bonito, la gente estamos entusiasmados de seguir trabajando, seguir apoyando, yo realmente me siento ser ya una yumba, aunque no he nacido aquí  me siento ser yumba”.

 

Los pobladores del Tulipe de hoy encuentran su identidad en ruinas que son mucho mas que piedras, ellas cuentan la historia de hombres y mujeres que vivían en armonía con la naturaleza, de la cual tomaban únicamente lo necesario, este es el legado mas importante del extinto pueblo yumbo, el pueblo del bosque nublado.

 





Registrate o Inicia Sesión para ingresar un comentario