Responde a la pregunta de la semana

¿Estarías dispuesto a pagar un impuesto extra para financiar una planta de tratamiento de aguas para tu ciudad?
 

Trabaje con nosotros

Enviar aplicación de Trabajo

ANUNCIE AQUÍ / PRECIOS

* MediaKit LaTv (descargar Flash)

Publicidad

Los Tsáchilas
Usted esta viendo el canal:
Cultural


Califica este reportaje:

 
Votos: 0 - Rating: 0
Categoria: Cultural
Realizador: Félix Narváez
Fecha: 2008-11-02
Temporada: 2008
Reproduciones: 9751
De la oscura noche emergieron…
Intrigados por las historias de este sabio escritor, decidimos visitar la tierra de quienes son llamados colorados…

A dos horas y media de la ciudad de Quito, entre bosques nublados de altura y haciendas ganaderas y de palma africana, se encuentra la ciudad de Santo Domingo de los Colorados, caótica y colorida amalgama de culturas y rostros provenientes de todos los rincones del país, que habitan la ancestral tierra de los Colorados, como se le conoce popularmente a la nacionalidad Tsáchila.

Y en su territorio nos adentramos, hasta llegar a una de las 8 comunidades donde los más de 2500 tsáchilas que aún permanecen en estas tierras, habitan, en grandes construcciones de caña guadúa y paja, donde se alimentan, duermen, se imparten consejos y se realiza la celebración principal o kasama…

El bosque es el hogar de los tsáchilas, y las 10500 hectáreas que hoy constituyen su territorio, son las últimas de lo que alguna vez fue un vasto y rico ecosistema donde los tsachilaso gente verdadera, coexistían en perfecta armonía con la naturaleza…

El alimento también lo provee el bosque, y aunque la caza de animales salvajes es cada vez más escasa, el plátano verde, sembrado en las chacras familiares se ha convertido en su principal fuente de comida. Del bosque también se extrae el fruto que mejor caracteriza a esta etnia…

Y así empezó el tradicional uso del achiote, en una práctica realizada por mujeres y niños, se recoge el sagrado y protector fruto, y sobre enormes hojas se lo abre para extraer su colorada semilla, cuyo pigmento se coloca en el cabello de los hombres junto a la grasa del arbol de tangare, para protegerlos de los malos espíritus, dándoles al mismo tiempo la apariencia característica de este pueblo…

La cara se la pinta con el mali, o huito, otra de las tradiciones que no deben perderse…

El tsáchila es un pueblo orgulloso, de profundas raíces que hoy son mantenidas por las nuevas generaciones. Pipowa, el dios hombre y Mapiyan la diosa femenina se unen en el cielo en forma de arco iris el cual es representado en la colorida vestimenta tradicional tsáchila, como la falda o tunan…

En el anó finún, parte de la casa equivalente a la cocina, las mujeres preparan el alimento, este día se comería watpa y anoila…

Tras el alimento, la marimba llamó a la celebración…

Hombres y mujeres se reúnen en la kuwenta kenún, para recibir a los familiares con cantos y bailes…

La noche trajo consigo el momento para conectarse con los espíritus de la naturaleza, fuimos invitados al ponékika, la ceremonia de la ayahuasca, aquí llamada nepi, pero antes de ingerirla, era necesaria una limpia…
Es el momento donde se unen los dos mundos, el terrenal y el celestial… El pone, o shaman, hombre sabio y conocedor del nepi, aplastaba la raíz de la ayahuasca para extraer su sustancia…

Y entonces se prepara para mirar el alma desnuda de quien bebe de la sagrada planta

Pero la vida que tanto han protegido los tsáchilas está en peligro, el inclemente avance de la civilización occidental está mermando los bosques, talando los árboles, ensuciando los ríos…

Una vez inmenso y caudaloso río, el baba se está secando, y con él la vida de sus habitantes

Cada vez más pequeños y cada vez menos, los pequeños peces guaña, enfrentan una realidad que los tsáchilas, buscan evitar, la desaparición del pueblo de la gente verdadera…




Registrate o Inicia Sesión para ingresar un comentario