Responde a la pregunta de la semana

¿Estarías dispuesto a pagar un impuesto extra para financiar una planta de tratamiento de aguas para tu ciudad?
 

Trabaje con nosotros

Enviar aplicación de Trabajo

ANUNCIE AQUÍ / PRECIOS

* MediaKit LaTv (descargar Flash)

Publicidad

El Síndrome De Down
Usted esta viendo el canal:
Ecuador


Califica este reportaje:

 
Votos: 1 - Rating: 4.00
Categoria: Ecuador
Realizador: Gabriela Izurieta
Fecha: 2008-03-30
Temporada: 2008
Reproduciones: 12438

Sra. Carlota Parreño de Quevedo, Madre Marco Augusto Quevedo, dice: “En el momento en que nació Marco Augusto, no sé si no se dieron cuenta, nunca me enteré del problema, pero yo no sé porque, no me preguntée porque no tenía idea de los rasgos, no tenía idea de que existe el Síndrome de Down, nosotros lloramos mucho, mi marido y yo, nos abrazamos, le dijimos a Fabián y que hacemos ahora, cual es la ayuda que podemos hacer, pero jamás en la vida rechazarle a mi hijo, no, no, no, nunca, nunca”.

Hace 36 años llego Marco Augusto a la vida de sus padres, el es uno de las aproximadamente 400.000 personas con Síndrome de Down en el Ecuador. Un síndrome de origen genético que causa retraso mental, problemas de salud y acorta la vida de quienes los padecen.

¿Pero cómo se produce el Síndrome de Down?

Cada célula de nuestro organismo tiene 23 pares de cromosomas, que son los encargados de darnos la información genética, es decir las características físicas e intelectuales que tenemos.

En el proceso de formación de un ser humano, cada padre aporta la mitad de sus cromosomas, cuando en el par 21 aparece un cromosoma de más, es decir tres cromosomas se produce el Síndrome de Down.

En el 85 % de los casos, este cromosoma de más lo aporta la madre, no se sabe con exactitud el porqué, lo que sí se conoce por las estadísticas, es que este síndrome aparece con mayor frecuencia, cuando las mujeres tienen hijos pasados los 35 años.

Dr. Eduardo Yépez, Ginecólogo Especialista en Salud Fetal, dice: “Esto ocurre, porque el óvulo de la mujer, de una mujer de cierta edad, de una edad adulta sobre35, 36, 37 años es un óvulo un poco más envejecido y el proceso de fusión del óvulo con el espermatozoide muchas veces no es tan adecuado como ocurre en la mejor forma”.

Cuando un niño con Síndrome de Down llega a una familia, la primera pregunta es: ¿Qué hacer?, ¿Cómo educarlo? Generalmente ellos padecen de enfermedades del corazón, de la vista y en todos los casos de retraso mental, necesitan un trato especial.

Una nueva corriente educativa, es el integrar a estos niños a las escuelas de enseñanza general. En el Ecuador se intenta probar esta modalidad. ¿Pero cuán efectiva es?

Sra. Fanny Duque, Directora Escuela Aurelio Espinoza, dice: “El niño sale con conocimientos básicos mínimos, pero decir que el niño sale con conocimientos igual que el resto es imposible”.

Para una especialista en Genética, las posibilidades de integración son limitadas.

Dra. Mónica Ruiz, Especialista en Genética, dice: “Todos van a tener retraso, sea leve, moderado o grave, pero eso lo vamos a tener que ir viendo a través del desarrollo de ellos”.

Y para la maestra en una Escuela, que recibe niños con discapacidades, este es un gran reto.

Sra. Leticia Espinoza, Maestra Pedagógica, dice: “La situación de los niños con Síndrome de Down, por sus aspectos físicos, al inicio si, si tienen una expectativa de que los niños dicen a ver y porque, pero para esto se hace una sensibilización tanto a los niños, a los padres de familia y lógicamente a los maestros”.

No existe ningún tratamiento para curar el Síndrome de Down, pero se puede compensar, dándole al niño desde muy pequeño actividades que favorezcan el aprendizaje.

Actualmente el Ministerio de Educación y la Fundación General Ecuatoriana, han puesto en marcha un proyecto para incluir niños con discapacidades a la educación general. Por el momento solo en 22 escuelas del país, pero se espera que en tres años otras instituciones educativas se sumen al proyecto.

Sr. Teodoro Barros, Ministerio de Educación, dice: “La idea es que cada provincia del Ecuador, o sea las 24 provincias puedan tener una institución modelo completa con este formato, de este esquema, el modelo innovador en lo que sería la educación especial”.

 

En Ecuador solo el 14 % de los niños con alguna discapacidad, recibe educación especial, mientras que el 86% no van a las escuelas.

Marco Augusto, a diferencia de la gran mayoría, si fue a una escuela regular, para él la educación es lo más importante. Marco Augusto Quevedo, dice, “Que la enseñanza y la educación de los maestros sea más en conjunto”.

Gracias al apoyo de su familia, Marco Augusto fue campeón mundial en 1995 en las Olimpiadas Especiales de Estados Unidos, en ciclismo. Tiene un titulo de auxiliar de oficina, el cual le ha permitido trabajar, con un excelente desempeño, y ha participado en diversos encuentros sobre el Síndrome de Down, para su madre, él es una bendición.

Sra. Carlota Parreño de Quevedo, Madre Marco Augusto Quevedo, dice, “Bueno, para nosotros, Marco Augusto ha sido una maravilla, un regalo de Dios para mi, para mi familia, para mi hija, para mi marido porque una bendición es un angel de la guarda”.

Lo que en un principio puede parecer un problema infranqueable, con mucho amor y comprensión se puede transformar en un milagro, y es que si miramos a las personas más allá de sus impedimentos, descubrimos que todos somos especiales, y si cerramos los ojos y miramos con el corazón, veremos que todos somos iguales precisamente, porque somos diferentes.

 





Registrate o Inicia Sesión para ingresar un comentario